oscar ordenes interim manager

Recientemente me invitaron a impartir una breve ponencia (limitada a 5 minutos) para explicar el concepto del Interim Management en el Seminario Iberoamericano Actitudes 2.0 celebrado en Valladolid, un foro de profesionales muy heterogéneo. El reto era grande, porque pude comprobar que muy pocos conocían la existencia de los interim manager.

Pero todos conocen el oficio del peluquero, que aproveché para construir una metáfora sencilla, ligera y, por qué no decirlo, hasta poética.

Es de sobra conocido que la actividad profesional se puede desempeñar por medio de un puñado de formulas: a grandes rasgos podemos ser técnicos, formadores/educadores y consultores. ¿Algún modelo más? quizás si…

De forma frecuente, a todos nos surge la misma situación:

Necesito cortarme el pelo…y no puedo hacerlo yo:

No sé hacerlo.
No me veo con perspectiva, desde una distancia suficiente como para tener visión global de la situación
Me miro al espejo todos los días, con lo que tengo una visión sesgada y poco objetiva.

La solución a la que recurro es la habitual en estos casos:

Contratar a un peluquero

Foto de Oscar Ordenes (licencia creative commons) - interim manager

Foto de Oscar Ordenes (licencia creative commons)

No se requiere un consultor: la decisión de cortarme el pelo ya está tomada, no valoro otras opciones y necesito acción, no asesoramiento.

No se requiere un formador: no me interesa aprender a cortarme el pelo ya que me parece una inversión poco rentable para el retorno que tendría, aunque pudiera cortar el pelo a todos mis amigos y familiares.

No se requiere un técnico: necesito un profesional que tome decisiones estratégicas (estilo del corte, técnica general,…) y tácticas (herramientas a emplear, productos específicos,…) a partir de unas mínimas instrucciones iniciales, sin consultarme constantemente.

El peluquero es un «Interim Manager»:

  • Ejecuta una decisión ya tomada
  • durante el tiempo necesario
  • tomando las decisiones intermedias más adecuadas (corta, lava, tiñe, afeita, rellena, disimula,…)
  • dispone de un plan de finalización: cuando el peluquero termina su misión yo puedo mantener mi pelo a partir de unas instrucciones básicas

Y ahora la pregunta clave:

Tú qué eres, ¿peluquero o cliente?


Escrito por: Emilio del Prado

oscar ordenes interim manager

Socio Director de EPUNTO. Directivo e interim manager de actividades tecnológicas. Presidente de Data Economy España. Consejero Digital.