transformación de negocios

Director Financiero: cualidades necesarias para la transformación de negocios

Primero que nada hay que entender ¿quién era el Director Financiero en las empresas tradicionales?

El Director Financiero era el responsable de la gestión, control y análisis financiero de la empresa, sin participación en las decisiones estratégicas o en la transformación de negocios.

Sin embargo, hoy en día, esto ha dado un vuelco. Es importante asimilar que más que vivir en un era de cambios, vivimos en un cambio de era, por lo que todo a nuestro alrededor debe evolucionar y el rol del Director Financiero no escapa a esta realidad. Su rol va más allá de ejecutar tareas administrativas, auditorías, balances y números. Su papel trasciende de las propias finanzas y lo verdaderamente relevante en este cambio es el valor estratégico que aporta a las empresas, su influencia en las decisiones estratégicas.

Es por ello, que en este artículo destacamos las diez cualidades fundamentales que debe tener un Director Financiero para el éxito de las empresas de hoy, cualidades que se orientan más a la forma de ser y a la actitud frente a los cambios, que a los conocimientos técnicos propios de la gestión administrativa.

Ahora bien, ¿cuáles son estas cualidades que debe tener el Director Financiero de hoy?

 1. Visión global del negocio

El Director Financiero debe conocer el negocio y la manera de operar a fin de tener una visión global y estratégica que le permita anticiparse a los cambios, definir estrategias y tomar decisiones en el momento adecuado. Por ello, se recomienda que el profesional, antes de asumir el puesto de Director Financiero, haya pasado por diferentes posiciones y áreas en la organización, que le aporten la experiencia necesaria para entender el modelo del negocio en su totalidad.

 2. Gestión del talento humano

Debe tener la habilidad de saber guiar a su equipo de trabajo e influir sobre otras gerencias y direcciones para alcanzar los objetivos empresariales. Esto se complementa con habilidades humanas, en cuanto a entender que el equipo está formado por personas, saber conectar con ellas y llegar a conocer sus necesidades, motivaciones, fortalezas y debilidades para obtener el mayor rendimiento posible.

 3. Estratega

Es capaz de pensar estratégicamente, actuar tácticamente y aprender de los errores. Para ello es imprescindible que el Director Financiero tenga experiencia en el negocio, ya que esta cualidad se desarrolla con la práctica y no con la teoría.

 4. Visión medioambiental

Dada la creciente importancia que está adquiriendo el cuidado del medio ambiente en la actualidad, el Director Financiero debe tener las competencias para incorporar este tema en las estrategias operativas de la empresa.

5. Gestión del riesgo

Debe poseer la capacidad de gestionar la incertidumbre ante situaciones que amenacen la estabilidad de la organización, saber evaluar el grado del riesgo y desarrollar los planes necesarios para mitigarlo. La evaluación del riesgo debe ser continua, de manera de conocer las probabilidades de que en un futuro se produzcan situaciones que puedan afectar el normal funcionamiento de la empresa.

6. Capacidad de comunicación y liderazgo

Debe ser un líder para su equipo. Pero sobre todo, debe haber obtenido este liderazgo a través del respeto, la confianza y la motivación. La comunicación debe ser continua y bidireccional, en una gerencia de puertas abiertas en la que se comparta la información necesaria para realizar el trabajo y se fomente la retroalimentación. Estas serán las bases para crear un buen clima de trabajo e incrementar la productividad,atributos determinantes para el buen trabajo en equipo y la posibilidad de establecer mejores y más duraderas relaciones laborales.

7. Analítico y de rápida adaptación al cambio

Debe poseer capacidad de análisis, ver más allá de lo obvio, ver más allá de lo que ve el resto. Además, debe ser flexible y de mente abierta, tener la habilidad de adaptarse rápidamente a los cambios, tanto internos como externos, atento a aprovechar las oportunidades que se derivan de ellos. Esta cualidad le permitirá definir y llevar a cabo estrategias para lograr que la organización evolucione con el entorno.

8. Habilidad para negociar

Debe ser un hábil negociador capaz de desarrollar poderosas alianzas y relaciones con cada uno de los stakeholders (clientes, socios, aliados, proveedores, competidores, etc.) que favorezcan el crecimiento de la empresa.

9. Integridad y ética

El director financiero debe poseer un estricto código ético, íntegro e inquebrantable, condición sine qua non, pues en sus manos descansa las finanzas de la organización.

10. Conocimiento

Aún y cuando no es necesario que el Director Financiero sea un contador público, debe contar con ciertos conocimientos y experiencia en la gestión empresarial y financiera. Es cierto que, en el entorno empresarial de hoy, la actitud tiene mayor importancia que la aptitud, sin embargo, para lograr una gestión eficaz el Director Financiero debe tener conocimientos del área y mantenerse en un continuo proceso de aprendizaje.

El rendimiento de las empresas está relacionado directamente con el grado de excelencia de sus Directores Financieros, quienes han pasado de ser simples proveedores de números a ser la mano derecha de la Dirección General, “generador de oportunidades”, impulsando las acciones necesarias para el éxito de la organización. En este sentido, el Director Financiero de hoy juega un papel fundamental en la transformación de negocios, en gestionar el cambio en las empresas para que puedan ir a la par de los mercados tan cambiantes.

En el mundo actual, dirigir una empresa con éxito exige mucho más que un currículum lleno de cursos, títulos y de experiencia laboral, más bien se requieren profesionales proactivos, innovadores, apasionados, flexibles y visionarios.

Aquí también puedes conocer las 10 cualidades de un buen director de marketing.

Escrito por: EPUNTO Interim Management

EPUNTO Interim Management

El Interim Management consiste en la contratación de directivos, con experiencia demostrada en una o varias disciplinas profesionales, durante un periodo de tiempo determinado, para cumplir una tarea específica.